TEMPORADA FINALIZADA

Tipos de Rosales

 

Arbustivas:

 

Estos rosales se recomiendan para cubrir espacios grandes. Deben plantarse con una separación entre plantas mayor

que el resto de las especies. Sus flores pueden ser del tipo de las híbridas de té, floribundas, grandifloras o inglesas.

 

 

 

Floribundas:

 

Plantas de menor tamaño que las H.T.. Florecen en ramilletes con gran cantidad de flores de tallo. Son muy apreciadas

para bordes, terminaciones de canteros y agrupadas para adicionar color al jardín.

 

 

 

Grandifloras:

 

 

Plantas descendientes del cruzamiento entre híbridas de té y floribundas, de las cuales conservan sus características sobresalientes: pimpollos largos que florecen en ramilletes.

 

 

 

 

Híbridas de Té:

 

Son las reinas de las rosas, con pimpollos largos que nacen generalmente de un solo tallo. Sus flores son las preferidas

para cortar.

 

 

 

 

 

Inglesas:

 

Se caracterizan por combinar las delicadas formas y fragancias de las rosas antiguas, con la diversidad de colores y

floraciones prolongadas de las modernas híbridas de té y floribundas.

 

 

Meidiland:

 

(PAISAJÍSTICOS) Este tipo de rosales se caracteriza por su rusticidad, adaptación a todo tipo de suelos, resistencia a

plagas y enfermedades y capacidad continúa de floración. Existen dos grupos, de tipo arbustivos y cubre suelos.

Se aconseja la formación de setos o grandes grupos.

 

 

Miniaturas:

 

Son plantas de menor tamaño, muy sanas y fáciles de cultivar. Sus hojas y flores pequeñas forman una mata compacta

que se adapta a cualquier lugar del jardín, ya sea en borduras, rocallas o bien en macetas.

 

 

Trepadoras:

 

 

 

Por su hábito de crecimiento son las plantas favoritas para vestir el jardín de colores: cubriendo muros, trepando por los

postes o acompañando el movimiento de las arcadas.